¿Qué es el Budo?


Budo 武道

El Budo es un concepto contemporáneo, que se desprende del Bushido (código del guerrero), el cual, a diferencia de su predecesor, se desarrolló en tiempos de paz.

Para poner en contexto, el Bushido, es un código de ética que pertenece a la tradición japonesa. Era utilizado por los Samurai, quienes eran en el antiguo Imperio Japonés, guerreros y estrategas de gran valor y referentes para la sociedad imperial del antiguo Japón.

Este código de ética proviene de diferentes pensamientos filosóficos orientales y se pueden reconocer en él 7 valores:

• Rectitud

• Valentía

• Benevolencia

• Sinceridad

• Respeto

• Honor

• Lealtad

El Bushido fue creado en los tiempos de guerra de Japón y este código fue el que dictó las normas con las cuales se debían enfrentar a los adversarios.

Ya una vez acabadas las guerras, los guerreros samuráis se dedicaron a las labores administrativas de levantar el país, otros volvieron a sus granjas y otros a enseñar.

Aquellos que se dedicaron a la enseñanza de su arte marcial, profundizaron aún más el arte llevándola a no solo ser un sistema de combate eficiente, sino a darle una estética y una filosofía que los acompañase, tanto dentro como fuera del dojo.

Es de ahí donde nace el Budo.

Entonces, ¿qué es el Budo?

Es el concepto de la práctica de un arte marcial (independiente de cuál sea) que trasciende las barreras del dojo y acompaña a tanto al maestro como a los alumnos durante toda su vida. En la actualidad se hace la diferencia entre Karate deportivo y tradicional (solo para poner de ejemplo el arte que yo practico), siendo el karate deportivo, estético, apasionante y muy llamativo, pero carece de toda filosofía. Enlazando con el contexto anterior, un karateca deportista solo se guía (o por lo menos debería) por el Bushido.

En tanto, se denomina karate tradicional a aquel que no ha modificado sus técnicas para lograr mayor alcance para puntuar en una competencia o que no práctica los katas “estandarizados”. Por ende, este se enfoca en enseñanzas místicas, esotéricas y filosóficas que se van develando conforme se avanza por el camino.

En el camino del Budo existen cinco mentes o espíritus fundamentales: shoshin, zanshin, mushin, fudoshin y senshin. Estos antiguos conceptos, sin embargo, son enormemente ignorados en los dojos modernos. El budoka que emplea el tiempo necesario para comprender las lecciones de estos cinco espíritus, puede madurar hasta convertirse en un artista marcial íntegro. El estudiante que no toma el tiempo necesario para aprender e interiorizar estos espíritus, siempre estará falto de calidad en su entrenamiento.

• Shoshin: (初心) Espíritu de Principiante

• Zanshin: (残心) Espíritu de Alerta

• Mushin: (無心) No-Mente

• Fudoshin: (不動心) Espítiru Inamovible

• Senshin: (先心) Espíritu Purificado

Shoshin

El estado de Shoshin es el del espíritu del principiante. Es un estado de alerta que permanece siempre plenamente consciente y preparado para ver cosas por primera vez. Es mantener la misma actitud desde el día de la primera clase, donde cada movimiento parecía algo sorprendente y casi místico. La actitud de shoshin es esencial para un aprendizaje continuado. El estudiante debe jugar un papel activo en cada entrenamiento, empleando una actitud shoshin, para poder comprender la lección del día.

Zanshin

El espíritu de zanshin es el estado de espíritu alerta. Se describe a menudo como un estado sostenido y enaltecido de alerta. Sin embargo, el verdadero zanshin es un estado de concentración antes, durante y tras la ejecución de una técnica, donde se conserva una conexión entre tori y uke. Zanshin es el estado de la mente que nos permite estar conectados, no sólo a un atacante, sino a múltiples atacantes e incluso a un contexto: un espacio, un tiempo, un evento. No es solo ejecutar correctamente la técnica y dejar el resto a la suerte, es tener la conciencia de cómo terminó mi cuerpo con relación a mi pareja de entrenamiento, la guardia arriba, listo para volver a ejecutar.

Mushin

El término original es “mushin no shin”, cuyo significado es “el espíritu de la nomente”. Es un estado de la mente en el que no existe el miedo, la rabia o la ansiedad. A menudo se define mushin con la frase “mizu no kokoro”, que significa “mente como el agua”. Esta frase es una metáfora que describe la laguna que refleja lo que la rodea con calma, pero cuyas imágenes se desdibujan cuando una pequeña piedra cae a sus aguas, generando el disturbio dentro del ella.

También se puede inferir que este estado al hacer alusión al elemento del agua es que está es fluida, es despojarse de las trabas emocionales y fluir con la práctica.

Fudoshin

El estado de fudoshin se caracteriza por una mente inalterable y un espíritu inquebrantable. Es coraje y estabilidad, manifestados mental y físicamente. En lugar de indicar rigidez e inflexibilidad, fudoshin describe una condición que no es fácilmente alterada por pensamientos internos o fuerzas externas. Es capaz de recibir un fuerte ataque manteniendo la compostura y el equilibrio. Recibe y cede ligeramente, con las raíces bien plantadas, y refleja la agresión de vuelta a su origen.

Un excelente ejemplo de este estado es la práctica del kata Sanchin, justo al momento de realizar las correcciones de la posición, todo ese ritual, precisamente para poder desarrollar un estado fudoshin.

Senshin

Senshin es el espíritu que trasciende los cuatro primeros estados de la mente. Es un espíritu que protege y armoniza el Universo. Senshin es un espíritu de compasión que abarca y sirve a toda la humanidad, y cuya función es reconciliar la discordia en el mundo. Mantiene que toda vida es siempre sagrada. Es la mente del Buddha.

Conseguir el senshin es esencialmente equivalente a la iluminación, y puede muy bien exceder el ámbito de la práctica diaria. Sin embargo, los cuatro primeros espíritus probablemente pueden ser obtenidos por el practicante serio a través de la alerta y el entrenamiento sincero. Obtener estos estados de la mente pueden beneficiar al estudiante de innumerables formas.

Shoshin puede liberar al estudiante de un frustrante proceso de aprendizaje, dándole la capacidad de discernir lo que no era capaz de ver con anterioridad.

Zanshin puede elevar la percepción total del estudiante, mejorando la práctica de su kumite. Mushin puede liberar la ansiedad del estudiante sometido a presión, mejorando su rendimiento en los exámenes. Fudoshin puede proporcionar la confianza para mantener la posición bajo ataques físicos desproporcionados. El budoka serio debe siempre encontrar formas de incorporar estos espíritus en su entrenamiento y diario vivir.

#ArtesMarciales #Akamine #Karate #Budo

0 vistas

Plaza Sur 876, Maipú, Santiago   |   Cel: + 56992168328   |   Email: info@sakuradojo.cl